telva

featured on telva

3/7/18

Una nueva etapa

 En prácticamente dos meses la  pequeña señorita Catalina empieza otra etapa en la que tenemos puestas muchas ilusiones. Son muchos los cambios que van a producirse y tenemos que estar preparados en todos los sentidos. 
Imagino que como todos los papás y mamás del mundo nos asaltan millones de dudas sobre la educación de nuestros hijos. Por ejemplo, elegir el centro que más se adapte a nuestras necesidades. En este caso, son montones los factores que entran en juego en ese momento. Nuestros valores religiosos y/o morales, la educación en el sentido de su desarrollo cognitivo, la localización (cercanía a nuestro barrio), el entorno social, sus compañeros…Una decisión fundamental que probablemente os ha ocasionado más de un quebradero de cabeza.
Una vez solucionado este tema y confiando que todo siga su curso, llegan los problemas logísticos. Un poco más mundanos y con toda seguridad, menos importantes que los anteriores. Pero lo suficientemente pesados para hacernos perder la cabeza en días de trabajo desbordante.

Si el centro elegido cuenta con su propia vestimenta, podemos sentirnos afortunadas, sobre todos si somos familia numerosa o casi. En mi caso estoy bastante feliz con este tema, ya que en su escuela si irán uniformados. Esto quiere decir que, en principio sólo nos tendremos que preocupar por su calzado, calcetines…etc.

En casa somos bastante files a la  Cóndor shop  ya que podemos encontrar toda la variedad en calcetines de algodón de colores. Esto me facilita bastante el tema de alguna ropa interior, calcetines y leotardos, que además llegan directamente a casa en el color que más me guste.
Con respecto al calzado, para el ajetreo diario soy eminentemente práctica. Las zapatillas de deporte ocupan un espacio mayoritario en el armario de señorita Catalina. Esto me da incluso algo de envidia, ya que la variedad de botines, diseño, colorido, no tiene nada que ver con lo que teníamos disponible hace unos años.

Con las prendas de abrigo suelo ser bastante sobria y de momento, a pesar de que Catalina pierde la razón con los tonos rosas, me gusta usar chubasqueros y plumíferos poco llamativos y en colores neutros. 
Espero que os gusten estas imágenes de mi nuevo kaftan en este caso lo he combinado con unos jeans, pero ya queda menos para usar a utilizarlo en entorno playero y esto guarda en cierto sentido relación, con el cambio de etapa al que nos enfrentamos ahora mismo.

No hay comentarios: